Home Office: ¿Oportunidad o Desventaja para la productividad laboral?

21 septiembre, 2020 Jennifer Cobix

homeoffice

¿Es tan maravilloso el home office como nos han contado?

El home office llegó para quedarse (al menos, temporalmente). Es cierto que el ritmo acelerado de todas las industrias se vio mermado durante esta cuarentena. Además, el incremento acelerado de uso de tecnologías ha llevado a todos los países latinoamericanos a seguirle el paso a países de primer mundo. Y México no se ha quedado atrás al tomar estrategias tras el impacto de la pandemia.

Durante el segundo trimestre del año, según el Instituto de Nacional de Estadística y Geografía, que recientemente publicó, indicando que existe un aumento en la productividad en México, para las actividades primarias, con un 31.2%, las secundarias con 12.4% y actividades terciarias con 10.3%.

Sin embargo, el panorama general que se presenta en México, no ha sido del todo miel sobre hojuelas. Mientras estudios como el del IESE Business School, muestran que el 85% de las personas les gustaría trabajar después de la pandemia, también se ha presentado el otro lado de la moneda. Trabajar en casa se dificulta más cuando no se designa un espacio en casa para poder trabajar.

Otros miembros de la familia que pueden ser los niños, la pareja y actividades diarias en casa no permiten concentrarse durante las actividades laborales diarias.

¿Qué hay del burnout?

Ya era común en México, sin embargo, según el Instituto mexicano del seguro social (IMSS) reporta que el 75% padecen fatiga laboral por la cantidad estrés experimentada.

Otro estudio hecho por la plataforma laboral Bumeran, indica que 8 de cada 10 personas que trabajan en casa tienen problemas de estrés debido a que estando en casa respondiendo correos o pendientes a seguimientos después del horario laboral.

Apenas el año pasado se implementaron medidas con la NOM 035, pero parece no ser suficiente durante esta nueva realidad. Ahora surge la necesidad de las empresas actuales para crear programas de contención y apoyo a la productividad laboral en casa. Reduciendo los problemas de estrés y manteniendo una cultura empresarial donde se pueda llegar a los resultados sin necesidad de llegar #quemado a los objetivos, mantendría una productividad favorable para todos.

Pero, ¿qué nos ha aportado?


El home office ha permitido que las empresas puedan seguir funcionando, reduciendo costos y también un incremento de convivencia entre su vida personal y laboral de los empleados.

Recordemos que, aunque la convivencia social ha cambiado, no significa que la cantidad de reuniones no se haya incrementado, al igual que la comunicación a través de plataformas de videoconferencias.

Ahora, como cultura empresarial, nos toca aprender a marcar límites, mantener el orden y organización durante el teletrabajo. Es momento para las medidas que beneficien e incentiven la productividad en casa. Lo necesario para que se convierta en parte de nuestras alternativas en el futuro para todas las empresas en las que se pueda implementar.

Cuéntanos, ¿Cómo has sentido tu productividad trabajando en casa?

Únete a la conversación, en nuestras redes sociales.